Taxonomía de Bloom actualizada

La Taxonomía de Bloom originariamente (1956) establecía un sistema de clasificación de habilidades para la educación que ha servido de modelo para establecer objetivos en función de niveles de complejidad. Esta teoría demuestra que hay unas destrezas cognitivas que van de menor desempeño a mayor desempeño. Siguiendo a Anderson y Krathwohl en su revisión de la Taxonomía de Bloom (2001), recordar o analizar, son las menos complejas y evaluar y crear las que requieren un pensamiento de orden superior. Sin embargo, eso no quiere decir que haya que menospreciar los niveles inferiores. Todas las habilidades son importantes y deberían trabajarse como un proceso y ajustarlas a cada objetivo. A veces, hay contenidos y objetivos que no requieren demasiadas habilidades, y otras, en cambio, sí. Por ejemplo, para un profesor de Primaria o de Secundaria sea cual sea su especialidad, es importante recordar una serie de nombres, conceptos, etc, que suponen un conocimiento cultural o una base sobre la que avanzar y profundizar en conocimiento. Para Lengua es necesario recordar ciertas reglas gramaticales como la concordancia del sujeto con el verbo. Sin esa regla, no se podría seguir avanzando en oraciones donde resulta más difícil identificar un sujeto y hay que demostrar otros desempeños como aplicar o analizar. Por todo ello, se trata de un proceso educativo holístico.

Por otra parte, considero que para poder preparar objetivos y diseñar actividades de una asignatura, seguir el modelo de Bloom puede ayudar a describir esos objetivos y aplicar las actividades en función de los estándares de aprendizaje. Hay diferentes modelos y tablas que enuncian y describen objetivos. En la siguiente infografía, pinchando en el ítem superior, hay un enlace donde puede verse un ejemplo.

La Taxonomía de Bloom ha ido teniendo distintas variantes por diferentes autores. Ya entrados en el siglo XXI, ha habido actualizaciones que han tenido en cuenta diferentes conocimientos, como el metacognitivo, que supone una autorreflexión sobre el aprendizaje y su proceso. También conviene destacar la importancia del modelo de Andrew Churches “La taxonomía de Bloom para la Era digital” en 2008 o “La taxonomía de Bloom asociada al modelo SAMR de Rubén Puentedura” por Katy Schrock (2013), con el objetivo de integrar las TIC en los procesos educativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: